Al otro lado del ojo de la aguja

Al otro lado del ojo de la aguja

Puerta entreabierta

32 losas blancas... 34 amarillas

un espejo áureo

presagio de mala noche ;

pocas en mi haber.

Voy vengo voy vengo

en el sol me encuentro.

Ea ea ea .
Para Juan

Ea, la ea, mi niño ea.

Este niño chiquito,

No tiene madre,

lo crió una gitana,

lo tiró a la calle.

Ea, la ea, mi niño ea.

Este niño chiquito,

no tiene cuna.

San José carpintero,

le va a hacer una.


Juan, Mario: El abuelo Jerónimo también fue niño.


Madre... no me digas nada,
muy temprano, casi con el sol,
en la alborotada alegría de la calle
estaré en las límpidas sábanas.

Me sentaré, apacible, junto al "Charco Tomas",
ante la angosta realidad
de cuerpos desnudos
chapoteando en aguas cristalinas.

No me riñas, madre,
mis pantalones alejados
del zócalo de Juan Marín,
no sufrirán su afrenta.

No pasaré de la Plaza,
ni de la Posada
ni alcanzaré el Andén

Ni sentiré nostalgia del Puente Nuevo,
donde jilgueros y chamarices,
libran felices aventuras


Loading...

Contador web
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.